La ECDC ha publicado un nuevo enfoque para la prevención de enfermedades que integra las ciencias sociales y del comportamiento y que pretende reforzar y equiparar mejor los sistemas sanitarios con un enfoque más centrado en las personas, prestando especial interés en los factores de riesgo socioeconómico. Gracias a este nuevo marco, se prevé que las políticas y los programas de salud pública sean más aceptables y accesibles para las personas y las comunidades, optimizando así su eficacia.

Nuevo enfoque

Reforzar la prevención de las enfermedades infecciosas, especialmente tras la emergencia COVID-19, requiere un cambio de paradigma y una mejora de las estrategias anteriores. Por ello, el nuevo Marco de Prevención del ECDC replantea y amplía el enfoque tradicional de la prevención de las enfermedades infecciosas, hasta ahora basado en gran medida en la epidemiología médica y la microbiología, e incorpora las ciencias sociales y del comportamiento, la promoción de la salud, la alfabetización y la educación sanitaria.

 

Además, el marco sigue los principios rectores de la salud pública, como el respeto de los derechos humanos, la cobertura sanitaria universal, la igualdad de género, la equidad y la inclusión (incluidas las minorías étnicas y las poblaciones socialmente vulnerables), así como la participación de la comunidad en la respuesta de salud pública.

Comunidad de Prácticas sobre Prevención

Una de las piedras angulares de este trabajo será la creación de una Comunidad de Prácticas sobre Prevención, que se pondrá en marcha a finales de 2024, con el objetivo de reunir una masa crítica de conocimientos especializados en prevención de enfermedades transmisibles y ofrecer nuevas oportunidades de cooperación entre instituciones, agencias, mundo académico, sociedad civil y otros agentes que trabajen en la labor de prevención.

 

Esta Comunidad de Prácticas pondrá en contacto a profesionales de toda Europa y facilitará el intercambio de buenas prácticas y lecciones aprendidas para la prevención de enfermedades transmisibles. De este modo, los países de la UE mejorarán sus intervenciones de prevención utilizando enfoques destinadas a comprender los factores que afectan a las decisiones y comportamientos de las personas.

Áreas de actuación prioritarias

En un principio, el nuevo Marco de Prevención de la ECDC dará prioridad a la prevención de enfermedades  mediante vacunación y a la resistencia a los antimicrobianos, a las que se podrán añadir posteriormente otras áreas prioritarias.

 

Del mismo modo, pretende contribuir a la evaluación y el seguimiento de los programas de prevención y control de las enfermedades transmisibles, con el fin de aportar directrices con base científica para desarrollar, reforzar y mejorar los programas a escala nacional y de la UE. Esto incluye, entre otras, la incorporación de la prevención en las evaluaciones de riesgos, el análisis de la información epidemiológica, la planificación de la preparación y la respuesta, la modelización epidemiológica y la identificación de grupos de riesgo que necesiten medidas específicas de prevención.